Educación en danza

La educación en danza será otro tema de ponencia durante la celebración del Día Internacional de la Danza (DID) a celebrarse el 29 de abril de 2015 en el Departamento de Estado en el Viejo San Juan. La educación cultural en la Isla tiene alrededor de 60 años cuando se fundó el Instituto de Cultura Puertorriqueña, de donde proviene la Escuela de Artes Plásticas en movimiento con el Conservatorio de Música y el programa de Drama en la Universidad de Puerto Rico. Por su parte, la educación cultural de la danza evolucionó a forma escénica con la compañía Ballet de San Juan. La investigación científica superior brilló por su ausencia hasta ahora, después de 60 años. Hablo de la educación de enseñanzas profesionales de la danza, el método pedagógico que proporciona el nivel de estudios altamente especializados.

La danza es una rama más dentro de las bellas artes, reconocida así desde la mitología griega, pero en la Isla no se consideró de esta manera. La educación es la base donde se apoya la humanidad; la ausencia de acogerse con fidelidad a las materias específicas de la danza obligó a muchos puertorriqueños, interesados en la misma, a salir de la Isla.

La materia de la danza es de contenido especial, único en su proceso complejo de conjugar comprensión y expresión, conocimiento y realización. Los contenidos esenciales en la formación se basan en la profundización permanente de los mismos, por su trayectoria de grado de dificultad ejecutoria e investigativa. El objetivo principal de la danza es contribuir a desarrollar personas con capacidades generales de valores cívicos, aptitudes estéticas, destrezas artísticas y conocimientos de patrimonio histórico y cultural. La educación de la danza se aplica como punto de referencia a las inteligencias múltiples. Se valora la importancia del cuerpo y la mente, sensibilizando la personalidad del bailarín o la bailarina. Se aplican las matemáticas, la geometría, la ciencia, la historia, la logística y el análisis de razonamiento. Pero más importante aún, la disposición de integrarse en un grupo como responsable del conjunto, tanto para trabajos coreográficos como sociales. En fin, que la educación de la danza proporciona un conocimiento corporal y emocional para mantener el adecuado equilibrio y bienestar psicofísico que contribuyen a los reflejos necesarios que requiere la solución de los problemas que puedan surgir en el diario vivir.

Para concluir, se debe formalizar el proceso del diseño curricular en consorcio con el sistema educativo del Gobierno; el derecho de un Conservatorio de Danza, necesario para crear cambio social. Recientemente, el sistema educativo privado inició los servicios de educación artística en la danza.

AproDanza ha hecho investigaciones y aportaciones incondicionales al servicio de la comunidad, con un diseño curricular que abarca todas las ramas de la danza y su metodología pedagógica. Una de sus metas es establecer alianzas con otras organizaciones para la educación sociocultural. El evento del DID 2015: Conversatorio de “La Ciencia del Movimiento de la Danza y el poder que tiene para crear cambios sociales” promete presentar la necesidad del compromiso para impulsar una educación formal en el desarrollo de profesionales de la danza y certificar correctas y seguras sus prácticas artísticas y metodológicas de las enseñanzas de la danza. Por lo tanto, debe atenderse el movimiento de este asunto para el bienestar de la comunidad en Puerto Rico, un Conservatorio de Danza de Puerto Rico como eje central en el Caribe.

Publicado y difundido en: El Post Antillano

Crédito foto: Ministerio de Cultura de la Nación Argentina, www.flickr.com, bajo licencia de Creative Commons (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/)

Deja un comentario